La familia que no comparte tu sangre…

Amigos-para-siempre

Creo que para los latinos y particularmente para los mexicanos, la familia es concepto complejo y muy importante. Dificilmente pudiera recordar una persona entre mis conocidos que no tenga a su familia entre las prioridades de vida. Porque aquí no digo que siempre los amen o no, el tema es que son o su motivo de felicidad o su motivo de tristezas…

En aras de vivir un poco más sereno que la mayoría, yo empecé por no tomarme de forma “personal” las reacciones de mis cosanguineos; porque sencillamente ellos no elijieron compartir sangre conmigo, al menos no con el tipo de persona que soy. Y es que la familia es accidental, cosa que siempre olvidamos.

Sin lugar a dudas, sería ideal que tus padres, hermanos, primos, tios y abuelos, te amen y los ames a todos por igual; porque son iguales y porque es bonito que sea así; porque lo ideal siempre es genial y así…

Pero la realidad poco tiene de utopica, sucede que le caes mal a tu abuelo, que tu prima piensa que eres raro o que tus tíos piensan que no tienes futuro; lo mejor del caso es que no te conocen y aún así les desagradas o te desagradan; así nomás, “medio de gratis”.

Sales pues a la calle, porque uno no puede sencillamente vivir en casa y alguno que otro extraño sin preguntar muchas cosas te dice que le agradas. Imitas un poco esa forma de ser y de vez cuando le dices a alguien más que te agrada, así sin conocer mucho tampoco; con los años mucha gente que te agradaba tan fácilmente, se vuelve dificil de soportar, porque si es complicado con la familia, con los ajenos es 100 veces más problemático; aún así de entre decenas, centenas o millares (ahora con el twitter, hay quien tiene “miles de amigos” , o al menos eso dicen y pues yo procuro ser inclusivo), un día te quedan unos pocos que siguen compartiendo camino a pesar de tus complejidades o quizá es una sola persona; pero el tema es que siguen dicendo que les agradas y extrañamente a ti te agrada ver a esas personas.

De alguna manera esos ajenos, se vuelven tan propios, que sinceramente se vuelve extraño ver la vida sin compartir buenos y malos momentos con esas personas, los bautizan algunos como “buenos amigos”… Creo que para esas personas, lo de menos son las etiquetas. No te hace falta decirles que son importantes, simplemente te importan, te preocupan y por alguna razón pasa lo mismo en la dirección inversa.

Esas personas son tu familia elejida, son aquellos a quien la sociedad no obliga para mantener cercanía contigo y sin embargo, elijen quedarse para saber de tu persona y contarte algo de la suya. Si tienes familia cosanguinea, no te pido que la abandones; pero si te pido, que cuides por igual a aquellos que sin tener tus genes, te hicieron parte de su familia. Si los de tu sangre, no resultaron tan capaces de vincularse contigo, relajate un poco y revisa a tus amistades; pudiera ser que tu familia no vive contigo, pero aún así es capáz de estar tí… En fin, yo nomás digo.

442 Total Views 1 Views Today

Acerca de Manu

Soy un tipo que trata de aprovechar su tiempo haciendo cosas un poco alejadas de la corriente común de pensamiento y más acercadas al no tan común flujo del sentimiento...

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *